LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:21 pm

Por Wendy L. Watson
Como mujeres de los últimos días, creemos, con más firmeza que nunca, en ser honradas, verídicas, castas, benevolentes y virtuosas. Como mujeres que hemos hecho convenios sagrados con el Señor, buscamos, con desesperación cada vez mayor, sólo aquello que sea virtuoso, bello, de buena reputación o digno de alabanza. Como hijas espirituales de padres celestiales y como mujeres de Cristo, sabemos que sólo con esa persistente búsqueda podremos soportar los días que se avecinan. Y como hijas de Eva, sabemos que la pureza personal es la única forma de traer la vida a este mundo, y de brindar vida y amor a todas nuestras relaciones.
Yo creo en el poder de las creencias de centrar nuestro pensamiento, de generar sentimientos y de influir en la conducta. (Writ, Watson & Bell, Beliefs: The Heart of Healing in Families and Illness, 1996). Yo creo que si las palabras de creencias básicas del Artículo de Fe número 13 se grabaran en camisetas, se estamparan en bolsones, se bordaran en almohadas, y, lo más importante, se grabaran en nuestro corazón, a fin de que fuéramos cada vez más honestas, verídicas, castas, benevolentes y virtuosas, tendríamos suficiente intimidad en nuestra vida y hasta nos sobraría.
Necesitamos la intimidad. Nuestra alma se ensancha cuando experimentamos conexiones profundas y amorosas que sostienen el corazón, la mente y la fuerza. Todas las relaciones, ya sea entre padre e hijo, esposo y esposa, abuelo y nieto, hermano, amigo, todas tienen la posibilidad de ser íntimas, en el sentido de desarrollar sentimientos mutuos de confianza, de cercanía emocional y de poder compartir pensamientos y sentimientos. En forma exclusiva, las relaciones matrimoniales tienen el privilegio de disfrutar de otro tipo de intimidad, la física. Quisiera comenzar hablando de la increíble intimidad que puede formar parte de todas las amistades y las relaciones familiares; después hablaré de la intimidad física, esa gran intimidad singular sancionada solamente en el matrimonio.
Como mujeres de fe, necesitamos la verdadera intimidad; no nos satisfará ninguna imitación. Y yo creo que la verdadera intimidad es imposible de alcanzar sin la pureza personal. De hecho, en los 25 años que llevo trabajando con individuos, parejas y familias, muchos de ellos afectados por los estragos de la impureza, estoy cada vez más convencida de que entre menos pureza personal haya, menos intimidad habrá. Y lo contrario también es cierto, estoy cada vez más convencida de que entre más pureza personal haya, más intimidad habrá.
¿Qué más he llegado a creer?
Que el amor es un don del Espíritu.
Que las mentiras son productos de Satanás.
Que el amor sólo puede estar presente si el Espíritu está presente.
Y que el Amor y el Espíritu moran juntos; no puede haber uno sin el otro.
Yo creo que la pureza personal incrementa la intimidad. Y está claro que al guardar los mandamientos del Señor con mayor precisión, aumentamos nuestra pureza personal. Por tanto, el guardar los mandamientos del Señor aumenta la intimidad. Qué conexión tan maravillosa y tan segura. ¡Podemos hacerlo! Podemos aumentar la expresión de la intimidad en nuestra vida si hacemos lo que el Señor nos ha pedido. ¡Es así de sencillo!
Un asunto serio que afecta las relaciones es la capacidad de demostrar el amor a otras personas de una manera que esa persona interprete como amor. El Salvador nos ha pedido que le demostremos nuestro amor por Él guardando los mandamientos (véase Juan 14:15). Y al ser fieles y diligentes en guardar Sus mandamientos, Él promete estrecharnos entre los brazos de Su amor (véase D. y C. 6:20).
Cuando Él nos demuestra Su amor de manera tan afectuosa, estrechándonos entre los brazos de Su amor, aumenta en nosotros el deseo de guardar Sus mandamientos y nuestra capacidad de mostrarle nuestro amor por Él de la forma que Él nos ha pedido. Y así, gira giroscópicamente ese ciclo virtuoso, acercándonos, elevando nuestros pensamientos, sentimientos y hechos, aumentando nuestra pureza personal y acercándonos más al Salvador. Nuestra cercanía al Salvador nos llena de amor, aumentando nuestra capacidad de amar a otros y de sentir su amor.


Última edición por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:31 pm, editado 1 vez

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD - PARTE 2

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:24 pm

En sus "Cuatro Ensayos sobre el Amor", Truman Madsen lo dijo muy bien: "No se puede amar hasta ser amado. No puede uno ser amado hasta que es Amado de Dios" (pág. 29, 1971). Hace unos días, en mi oficina, una mujer de gran fe cerró los ojos y le describió a sus esposo lo que sentía al imaginarse que el Salvador la abrazaba. "¡Resplandor!" dijo ella. "¡Más amor del que he sentido en toda mi vida!" Instantáneamente reconoció los sentimientos. Quizás estaba recordando.
Esos sentimientos llenos de luz y de amor contrastaban enormemente con los que había experimentado por tantos años en su relación con su esposo. Sentía que la caricia de él era lujuriosa. No sentía que era una compañera, sino una cosa. Esos sentimientos se habían impregnado en su corazón y en su mente años atrás cuando su esposo no había guardado los mandamientos del Señor y había quebrantado sagrados convenios. Ahora enfrentaban la tarea difícil pero no imposible de tratar de lograr la intimidad después de serios contactos con la impureza. La cercanía de la esposa al Salvador la llena de amor y de un gran deseo de unirse a su esposo para superar su pasado.
Si quieren estar llenas del amor del Señor, guarden Sus mandamientos.
Si quieren ser amadas, guarden los mandamientos del Señor.
Si realmente aman a alguien, guarden los mandamientos del Señor.
Y si realmente desean experimentar la intimidad, aumenten su pureza personal al guardar los mandamientos del Señor.
Yo creo que nuestra capacidad para experimentar la verdadera intimidad de cualquier tipo en cualquier relación está directamente relacionada con la intimidad de nuestras interacciones con el Señor. El mensaje de la Primera Presidencia al iniciar este importante año de 1999 fue la súplica del presidente Faust de "esforzarnos . . . no sólo por saber acerca del Maestro, sino por luchar . . . a fin de ser uno con Él" (véase Juan 17:21) y esforzarnos por Atener una relación diaria y personal con [Él]" (Liahona, febrero de 1999, pág. 3–4).
Yo creo que la relación personal con el Salvador es la única forma de alcanzar la verdadera intimidad en las relaciones con los demás. Si no tenemos interacciones íntimas y personales con nuestro Salvador Jesucristo, son deficientes todas nuestras interacciones con los demás. Sin contar con la influencia del Salvador, a nuestras relaciones siempre les faltará el poder de realmente sostener nuestro corazón y nuestra mente. Sin contar con el toque del Salvador, las palabras y las acciones amorosas no perduran. Sin contar con las lecciones que enseña el Salvador, no somos capaces de ver más allá de lo obvio, de mirar más profundo en el alma de otra persona y ver lo adorable, lo redimible, lo posible.
Sin contar con el amor del Salvador en nuestra vida, ningún otro amor puede llenar el vacío de estar sin Su presencia. Vivimos con Él y con nuestros padres celestiales antes de venir a esta tierra. ¡Qué don es saberlo! Qué pensamiento tan consolador el recordarlo. Claro que extrañamos ese sentimiento de profundo amor, de verdadera intimidad, una y otra vez.
Tenemos hambre de que se nos entienda. Tenemos sed de alguien en quién confiar. Añoramos poder realmente comunicarnos. Anhelamos entretejer nuestra vida con la de alguien más, en lo mental, emocional, social, físico y espiritual.

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD - PARTE 3

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:26 pm

Como mujeres que se esfuerzan cada vez más por honrar nuestros convenios, nunca encontraremos la intimidad en las relaciones que no honren esos convenios. Cuando nos encontremos en relaciones que ni recuerdan ni honran nuestros convenios, quedamos privados, y nos preguntamos qué nos pasa. ¿Por qué no podemos comunicarnos mejor? ¿Por qué no entiende él lo que tratamos de decir? ¿Por qué a ella no le importo? ¿Por qué nuestros mejores esfuerzos por tener relaciones, aún las que el mundo aplaudiría, no nos brindan los sentimientos palpables que añoramos: los de realmente ser conocido por otra persona, de estar conectados, de realmente importarle, ser amada, incluso adorada? ¿Por qué? Porque la verdadera intimidad de cualquier tipo, en cualquier relación, tiene que incluir al Salvador.
Como mujeres fieles Santos de los Últimos Días nunca encontraremos la verdadera intimidad que sostiene a una hija de padres celestiales, dentro de las relaciones maritales, familiares o de amistad, si no incluimos al Salvador. Tendremos sentimientos amorosos y bondadosos hacia otras personas, sentiremos que nuestro corazón se enternece, hallaremos gran gozo en compartir actividades con ellas , sentiremos felicidad intermitente debido a su bondad; sin embargo, siempre habrá la añoranza de algo más: más conexión emocional, más confianza, el intercambio más profundo de pensamientos y sentimientos.
En verdad la única forma de alcanzar la verdadera intimidad en las relaciones es tener una relación profunda y duradera con el Salvador. Y, como la intimidad requiere la participación de ambas partes, cada de ellas debe tener una conexión fuerte, radiante y creciente con el Salvador. La verdadera intimidad requiere que las ofrendas de amor de ambas partes estén arraigadas en una relación íntima con Él. Cualquier otra cosa nos parecerá una penosa imitación.
Si empiezan a sentirse tristes al reflexionar sobre el estado actual de sus relaciones, ésa puede ser una buena señal de que buscan todo lo virtuoso, bello y de buena reputación y digno de alabanza, lo cual significa que podrán buscar y encontrar todo lo que pueda ser digno de alabanza, bello, virtuoso y de buena reputación en las personas con las que deseen establecer una relación más íntima, en la que esté presente el Espíritu.
Al esforzarse y al trabajar con los seres amados a fin de tener una relación cada vez más íntima, bendecida por la presencia del Espíritu, quedará cada vez más clara la distinción entre la verdad del Señor y las mentiras del adversario en cuanto a la intimidad, porque verdaderamente, si hay algo impuro, envilecedor, de naturaleza ilícita u obscena, el adversario aspira a generar esas cosas y a convencernos de que son una parte normal y buena de la intimidad. ¡No lo son!
En las investigaciones y publicaciones académicas se concluye que se requieren tres cosas para la intimidad: sentimientos recíprocos de confianza, cercanía emocional, y la habilidad de comunicar abiertamente los pensamientos y los sentimientos con otra persona (Timmerman, 1991).
Yo creo que la verdadera intimidad también contiene otro ingrediente vital: la visión. Y al tratar el tema de la intimidad física, la visión es aún más esencial.
Se relata la historia del famoso ecologista Konrad Lorenz. Un día en su patio experimentó con patitos tratando de hacerlos responder como si él fuera su mamá. Para ello caminó agachado en ochos, graznando sin interrupción al mirar constantemente sobre el hombro. Era un hombre mayor con una larga barba blanca. El Dr. Lorenz se estaba felicitando por la hazaña de hacer que los patitos lo siguieran y se encariñaran con él. En ese momento, al estarse felicitando, levantó la mirada y vio la cara de un grupo de turistas que pasaban por allí. Se veían horrorizados. Y entonces, Konrad Lorenz se dio cuenta de que desde la posición de los turistas, no alcanzaban a ver a los patitos que en ese momento estaban escondidos entre la hierba. Como consecuencia, lo que vieron los espectadores fue a un viejo loco dando vueltas y graznando. Sin ver el cuadro completo, o sea, los patitos y la intención de la conducta de Konrad, el experimento de un brillante ecólogo sólo parecía una locura (Watzlawick, Beavin & Jackson, 1967, Pragmatics of Human Communication, pág. 20).
Es cierto que una cosa nunca podrá entenderse cabalmente hasta agrandar el marco con que lo vemos e incluir todos los elementos pertinentes.
Cuando tratamos de comprender mejor la intimidad física, que es tan sagrada y tan poderosa, necesitamos la amplia visión eterna y la percepción a fondo con la ayuda del Espíritu.
Si nuestra comprensión de la intimidad física se basa actualmente en una fotografía tomada, revelada y enmarcada por el padre de todas las mentiras, nuestra experiencia con la intimidad física será mortífera si no aprovechamos el poder mediador de la expiación del Salvador.
La visión de Satanás de la intimidad física es astuta, falsa y torcida. Lucifer ofrece su desviada vista de la intimidad física por medio del cine, las revistas y la música; de hecho, por medio de todas y cualquier publicación y producción conocidas, desde el teatro hasta el internet. Cuando nuestra visión se aclara y agrandamos el marco, vemos los ardides del adversario como lo que realmente son: maniobras elaboradas y extensas para capturar nuestra alma. Lucifer codicia su cuerpo y su espíritu, y los de sus seres amados, y es implacable en su meta siniestra.

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD - PARTE 4

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:27 pm

Y ahora, si se preguntan cuán vieja es la astucia del adversario, y por tanto, la perfección de su oficio, lean Romanos, capítulo 1, versículos del 24 al 31 y 2 Timoteo, capítulo 3, versículos del 1 al 6. Allí, en blanco y negro, está escrito lo que está disponible en colores vivos en su hogar, con la ayuda de su televisor, video grabadora y computadora. La descripción de Pablo de las actividades del pueblo que una vez conoció a Dios pero se apartó de Él se parece a la programación de una sola tarde de televisión.
Éste es el informe de Pablo:
"[Estaban] atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia" (Romanos 1:29–31).
Y ahora escuchen lo que le dice Pablo a Timoteo al describirle los últimos días, nuestros días. Al escuchar, piensen en dónde habrán visto estas cosas:
"También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios" (2 Timoteo 3:1–4).
Y después el mensaje más aterrador de todos. No basta con que esas cosas horribles sucedan allá en el mundo; lo peor es que entran siniestramente a nuestro hogar e influyen en nosotros.
Escuchen el versículo 6:
"Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias" (2 Timoteo 3:6).
¿Es posible que Pablo estuviera hablando de las telenovelas y de los bajos programas de entrevistas, y de cómo, a través de ellos, todas esas ofensas penetran nuestros hogares? ¿Podría estar describiendo a los que vemos esos programas? ¿Somos imprudentes cuando los vemos? ¿Y el verlos nos está arrastrando a diversas concupiscencias?
¿Es posible que Isaías nos estuviera hablando a las mujeres de los últimos días cuando dijo: "Mujeres indolentes, levantaos, oíd mi voz; hijas confiadas, escuchad mi razón" (Isaías 32:9)?
¿Hemos sido confiadas? ¿Nos hemos alejado demasiado en la dirección de la perspectiva del mundo, que está tan saturada con las mentiras de Lucifer acerca de la intimidad física?
En verdad, es hora de levantarnos, y de tener cuidado con todo lo que penetre nuestro corazón, mente y hogar que tenga que ver con la intimidad física.
¿Es posible que las palabras del profeta José Smith se apliquen a la forma en que hemos pensado y hablado tan descuidadamente de la intimidad física?
El dijo: "Cuán vanos e insignificantes han sido nuestros espíritus, nuestras conferencias, nuestros concilios, nuestras reuniones, nuestras conversaciones privadas así como públicas: demasiado bajas, malas y vulgares, demasiado condescendientes" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 162).
Debemos tener sumo cuidado con nuestro lenguaje y nuestras conversaciones en todo lo relacionado con esta sagrada investidura física.
Por otra parte debemos ser audaces al descubrir a Lucifer y sus mentiras. Debemos levantarnos, y con cada vez más claridad señalar sus falsificaciones, sus decepciones y sus artimañas. Yo creo que todas las presentaciones sobre la intimidad física influenciadas por Satanás deben llevar el rótulo: "Más mentiras."
A fin de proteger nuestra mente, corazón, hogar y familia de las artimañas del diablo, quizás necesitemos grandes avisos de peligro en todo libro, revista, videocasete, cinta audio, programa de televisión, película, obra de teatro, etc., coproducidos por el adversario. Las señales de peligro revelarían sus obras como lo que realmente son: sus iracundas protestas contra Dios y su persistente esfuerzo de borrar la verdad y de obtener poder.

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

LA PUREZA PERSONLA Y LA INTIMIDAD - PARTE 5

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:28 pm

Cuando pienso en todas las personas a las que he tenido el privilegio de ayudar, cuya vida, de una u otra forma, fue destrozada y encadenada por los efectos de la transgresión moral, quisiera poner un aviso acerca de la intimidad física en todos y cada uno de los productos coproducidos por Satanás. El aviso que colocaría es sencillo. Diría: "Si eliges abrir esto, darás al adversario más poder sobre ti".
También he pensado en seis avisos más que podrían colocarse en todo el material contaminado y contaminante de Lucifer. Al escuchar, noten cuáles podrían formar una barrera protectora que circunde a nuestra familia dejando fuera al adversario.
Aviso número uno: para colocarse en la portada de sus revistas:
"Contenido sumamente adictivo y extremadamente corrosivo para el alma. Esté preparado para la distorsión de su mente, la destrucción de su opinión del amor, y la contracción de su espíritu. Esté consciente de que el Espíritu del Señor no le acompañará mientras lo ve ni después. Prepárese, porque después de la emoción inicial experimentará sentimientos de depresión, soledad, desesperación y culpabilidad. Sin embargo, con el contacto repetido, con el tiempo podrá adormecer esos sentimientos y entrar en una amnesia casi total en cuanto a quién es y en cuanto a la verdad en sí".
Aviso número dos: para el inicio de las películas coproducidas por Satanás:
"Le traemos las siguientes escenas con la esperanza de que piense que usted es un animal. De hecho, el excremento de un animal es más puro y, si lo ingiere, le dañará menos. Use extrema precaución. Esta película le hará creer que la lujuria realmente es amor, y que el amor sólo es eso, lujuria. Esta película tendrá mayor efecto si la ve cuando se sienta incomprendido, solo, triste o inaceptado. Si no se siente así, el ver la película le ayudará a sentirlo. Pero si se siente así, su espíritu será más vulnerable, y por tanto, se extinguirá aún más rápidamente su habilidad de distinguir el bien del mal".
Aviso número 3, para las conexiones del diablo en el internet:
"Comparta lo siguiente con alguien cuya alma quiera destruir. Tendrá éxito total si lo ofrece con un espíritu de amistad y bajo el disfraz del amor. Si piensan y hablan juntos del contenido, todos los sentimientos dulces y puros se distorsionarán en grandes perversiones. Escoja una perversión cualquiera. De hecho, esa quizás sea una de las últimas decisiones que pueda hacer.
"Si está cansado de tomar decisiones vea esta conexión varias veces, o siga sumergiéndose en material similar, y su libertad será cada vez más limitada. Lo irónico es que se le proveerá una ilusión personalizada de que su libertad en realidad está aumentando. Hemos usado trucos muy sofisticados, y las ilusiones que ocurrirán en su corazón y en su mente serán sensacionales. La realidad virtual está aquí para reemplazar la vida virtuosa".
Aviso número 4: Para anunciar la influencia del adversario en los programas de televisión:
"¿Cuántas mentiras puede encontrar en el siguiente programa? Si no encuentra ninguna . . . ¡Triunfé! A continuación vamos a ofrecerle ideas que jamás ha tenido. Pero con la repetición y el humor, lentamente diluiremos el rechazo inicial del espíritu, y pronto comenzará a olvidar que alguna vez no creyó que eran verdad estas mentiras".

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD - PARTE 6

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:29 pm

El Aviso número 5 es para los videos:
"Aquí sólo se permite la fantasía. Contiene sólo ilusiones eróticas. No muestra un amor de empatía ni ninguna consecuencia. No trata el impacto que tiene en su cuerpo, espíritu, relaciones con Dios, su familia o amigos. Sírvase notar que las interacciones parecerán mucho más magníficos de lo que son. Esta no es la vida real. Pero es una gran mentira. Hemos omitido los detalles que echarían a perder el sutil atractivo de esta película".
Y el aviso número 6. Para los videos que compren:
"¡Felicidades! Compró este video en lugar de rentarlo. De hecho, está comprando el ardid completo. Este será nuestro pequeño secreto; nadie tiene que saberlo ni lo sabrá. Cuando las personas le digan que se ve diferente, más sombrío, o que habla diferente o que ya no se lleva bien con nadie, enójese con ellos y vaya a comprar otra película o revista con contenido similar. De hecho, pronto podrá avanzar a nuestra línea de destrucción total de los sentidos. Pronto dejará de sentir".
¿Y cuál será el efecto si no hacen caso a los seis avisos? Entonces habrá un aviso para los anuncios comerciales, algo así: "Pronto pasaremos a los avisos comerciales. Usted, por otro lado, que ahora tiene los sentidos opacados bajo el hechizo de la amnesia inducida por el adversario, está preparado para otra cosa. ¿Qué tal si rompe sus convenios o el corazón de su esposo o desbarata su matrimonio, o rompe el corazón de sus hijos, sus padres, sus hermanos y sus amigos? Todo eso que usted nunca pensó que fuera posible ahora está a su alcance".
Una clienta me dijo que después de observar cierta película popular, empezó a pensar por primera vez en tener un amorío con el hombre que construía la nueva casa de su familia. Tuvo el amorío. La casa se construyó. Su matrimonio quedó destruido. Ahora los partícipes viven en tres casas distintas: el constructor (aunque parece raro decirle así) con sus esposa en una casa; la mujer con algunos de sus hijos en otra; y su ex marido y el resto de los hijos en otra. Nadie vive en la casa destruida por el amorío. Ella es una buena mujer. Antes de ese momento difícil de su vida sirvió como presidenta de la Sociedad de Socorro.
A Lucifer le encantan las buenas mujeres y está preparado para introducir las mentiras en su vida. Es veloz. Es eficaz. Puede destruir a una familia de un solo golpe. Es el maestro en hacer economías. Es el efecto dominó del diablo.
Hermanas, es hora de asegurarnos de que Satanás no tenga poder en nuestro corazón, mente, hogar y familia. Si encontramos cualquier evidencia de su presencia obvia o sutil, debemos expulsarlo. Hay que hacer más que simplemente limitar su presencia, debemos echarlo fuera para que el Espíritu pueda enseñarnos a nosotras y a nuestra familia las grandes verdades eternas de la intimidad física.
El Señor no nos ha dejado solos. A través de Sus Escrituras y de Sus profetas nos ha dado Su verdad acerca de la intimidad. Conforme busquen con oración Su ayuda, llegarán a saber lo que pueden hacer ahora mismo para determinar si la influencia impura del adversario está en su vida, y saber cómo eliminarla si está allí. Pueden estar justo a tiempo para hacer una limpieza total. Sólo cuando nuestro corazón y nuestro hogar estén limpios de las sucias falsedades del adversario podrán las palabras del Señor acerca de la intimidad física morar en nuestro corazón y darnos la dulce paz que la verdad siempre brinda.
La Proclamación sobre la Familia trata el tema de la intimidad física y declara "que Dios ha mandado que [estos] sagrados poderes de la procreación se deben utilizar sólo entre el hombre y la mujer legítimamente casados, como esposo y esposa". ¿Puede ser más claro? Esta declaración significa que toda y cualquier otra intimidad física está fuera de la ley de Dios. Es errónea e incorrecta. Así que cuando hablo de la intimidad física, es en el contexto sancionado por Dios, dentro de la relación matrimonial. Ya que Dios planeó la intimidad física sólo para los esposos, ¿no nos dice eso mucho acerca de su importancia sagrada?
En un servicio devocional de BYU, el élder Jeffrey R. Holland presentó tres verdades eternas sobre la intimidad física en su famoso discurso: "Almas, Símbolos y Sacramentos" (Servicio devocional de BYU, 12 de enero de 1988). Reafirmó esas mismas verdades como apóstol del Señor en la conferencia general de octubre de 1998.
Esas verdades nos invitan a cambiar nuestro paradigma. Me encanta observar el cambio en los paradigmas de mis clientes después de que leen el discurso del élder Holland. Los que tienen ojos para ver, oídos para oír y corazones y mentes para comprender toman casi inmediatamente varios gigantescos pasos hacia adelante en el tema del amor, a menudo por primera vez.

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD - PARTE 7

Mensaje por socrates1810 el Dom Mayo 11, 2008 11:30 pm

Las tres grandes verdades de la intimidad matrimonial que ofreció el élder Holland son:
Primero, que la intimidad física es una experiencia del alma en la que participan el cuerpo y el espíritu. El cuerpo es en realidad el gran premio de la vida mortal y nosotros, como miembros de la Iglesia del Señor, comprendemos doctrinalmente que el cuerpo y el espíritu conforman el alma del hombre (Talmage, 1913). En la intimidad física debe participar el alma: el cuerpo y el espíritu, no tan solo el cuerpo.
Una mujer recta y elocuente que es esposa, madre y abuela lo expresó hermosamente: "Yo creo que la unión física es llevar a término el sellamiento del templo, los convenios del templo, la verdadera consumación del amor que uno llevó al templo. El amor físico es como sellar un sellamiento".
¿Qué tendría que cambiar para que ustedes y sus esposos experimenten la intimidad física como una experiencia del alma?
La segunda gran verdad que ofrece el élder Holland es que la intimidad física es un símbolo del cometido y la unión total que deben tenerse los cónyuges en todo aspecto de su vida.
Si la única vez que se unen el esposo y la esposa es durante la unión física, probablemente experimenten la "intimidad falsa", como la describe Victor L. Brown, hijo. La "intimidad falsa" ocurre cuando nos relacionamos en fragmentos, un fragmento de la esposa se une a un fragmento del esposo.
¿Cómo se unen ustedes con sus esposos en formas que no sean físicas? ¿Qué tiene que cambiar en su vida, en su relación, para que su vida se una más, se entrelace más, para que demuestren más su cometido mutuo en más formas, charlando, resolviendo problemas, aprendiendo a disfrutar de pequeños momentos y de estar juntos. ¿Y qué tal aprender a reír juntos, y no sólo uno del otro? Una mujer dijo que la risa pura une su corazón al de su esposo. De hecho dijo: "He aprendido que la ira mata mi deseo de intimidad física, y la risa le da vida".
¿Son ustedes unidos en sus actividades diarias tales como enseñar y amar a sus hijos y pagar las cuentas? ¿Son unidos en sus pensamientos y sentimientos? Recuerdo una pareja que rara vez coincidía en sus actividades y no compartían sus pensamientos o sentimientos. Había un continuo conflicto o desacuerdo en todo. De hecho, en lo único que estaban de acuerdo era que su pareja era sumamente desagradable.
¿Podrían mejorar la unión física si ustedes y sus esposos hicieran más cosas juntos? La unión física debe ser un símbolo de la unión total y no la única ocasión de unión.
La tercera gran verdad eterna es que la intimidad física es un sacramento, un momento de acercarse a Dios.
Un momento en que "en un sentido muy literal unimos nuestra voluntad a la voluntad de Dios, nuestro espíritu a Su Espíritu, en [el] que la comunión a través del velo se convierte en algo muy real" (Elder Holland, Liahona, enero de 1999, pág. 91).
¡Esa es una verdad profunda! Sin embargo, tristemente es exactamente lo opuesto a lo que demasiados han creído. Influenciados por las mentiras del adversario acerca del amor, han supuesto que nunca están más lejos del Señor que cuando se unen físicamente. ¡Nada podría ser más opuesto a la verdad! Ahora pensemos en la verdad real: ¡La intimidad física es un sacramento!
El élder Holland declara que en momentos sacramentales ". . . no sólo reconocemos Su divinidad sino que en un sentido totalmente literal tomamos para nosotros algo de esa divinidad" (Elder Holland, Liahona, enero de 1999, pág. 91).
Me pregunto si el consejo del Señor de no participar indignamente del sacramento de la cena del Señor (3 Nefi 18:28–29), porque no contaremos con Su bendición sino con la condenación, se aplica también a participar del sacramento de la intimidad física.
En mi práctica clínica, he trabajado con algunas parejas que han roto los convenios de fidelidad matrimonial y con otras en que uno de los cónyuges ha llegado a ese sacramento matrimonial con manos sucias y el corazón impuro. El resultado es trágico y tristemente previsible. Felicito al esposo que después de ser suspendido de sus derechos decidió por cuenta propia posponer la intimidad física con la esposa hasta que fuera más puro. Después de esa restricción propia, una noche le leyó a su esposa parte de la sección 46 de Doctrina y Convenios. El corazón de ella quedó irresistiblemente atraído al de él y en ese momento experimentó el preludio más eficaz a la intimidad física que jamás habían compartido en sus 25 años de matrimonio.
Por otra parte, una mujer habló de ocasiones en que su esposo, asolado por la baja autoestima y por sus contactos con lo brutal del mundo, se sentía indigno en casi toda forma. Entonces dijo con ternura, casi con reverencia: "En esos momentos, la intimidad física era la única manera de realmente ayudarle a sentirse amado, digno de ser amado, digno de amar." Quizás haya muchas razones por las que los cónyuges puedan sentirse más cerca del Señor al unirse en el sacramento matrimonial.
Cuando la intimidad matrimonial está arraigada en la pureza personal, se crea el amor puro en forma unida, la clase de amor que describe a continuación el élder Parley P. Pratt:
"Yo había amado antes, pero no sabía por qué. Ahora amaba con una pureza, una intensidad de sentimientos edificantes y exaltados que elevaban mi alma sobre lo transitorio de esta esfera y lo ampliaban como un océano. Sentí que Dios es en realidad el Padre Celestial, que Jesús es mi hermano y que la esposa de mi seno es una compañera inmortal y eterna . . . En suma, ahora podría amar con el espíritu y también con el entendimiento" (Autobiography of Parley P. Pratt, Salt Lake City, Deseret Book Company, 1976, pág. 298).
Yo creo que el Señor bendice a los cónyuges que se aman con pureza, a los cónyuges cuyas pasiones y apetitos han sido influenciados por el Espíritu Santo. Se nos dio el don del Espíritu Santo para esos momentos. ¿Es difícil creer que el Espíritu Santos les puede ayudar a expresar físicamente su amor? Lo hará. Pídanlo en oración.
Escuchen lo que hará por ustedes el Espíritu Santo, según los escritos de Parley P. Pratt:
"El don del Espíritu Santo . . . estimula todas las facultades intelectuales, aumenta, agranda, expande y purifica todas las pasiones y los afectos naturales y los adapta, mediante el don de sabiduría, a su uso legítimo" (Parley P. Pratt, Key to the Science of Theology, pág. 61).
¿No es maravilloso? Hablemos de la primera bendición: ¡El Espíritu Santo les dará más inteligencia! ¡Eso es excelente para muchas de nosotras! No me importa cuál sea su coeficiente intelectual, cuando aceptamos el pecado, aún en forma ligera, el Espíritu Santo se aleja y nuestras facultades intelectuales no son tan agudas. No somos lo inteligentes que podríamos ser, y nos comportamos de formas cada vez más tontas. Comenzamos a actuar como si fuéramos el centro del universo y calculamos el maltrato de los demás hacia nosotros. Yo no sé ustedes, pero yo creo que el pecado me vuelve aún más que egoísta, me vuelve tonta. Por otro lado, felizmente, al tratar de ser cada vez más puros, y por tanto más propensos a la influencia del Espíritu Santo, podemos ser más inteligentes, en todo sentido, y más benevolentes y llenos de empatía, todo ello excelente para los cónyuges y los futuros cónyuges.
Ahora regresemos a las palabras del élder Pratt:
"El . . . Espíritu Santo . . . aumenta, agranda, expande y purifica todas las pasiones y los afectos naturales y los adapta, mediante el don de sabiduría, a su uso legítimo".
Al aumentar nuestra comprensión de estas verdades nunca nos preocupará que una mayor pureza pueda disminuir las pasiones que Dios nos dio. Esas pasiones naturales (y la palabra pertinente es "naturales") aumentarán y serán purificadas y adaptadas a su uso legítimo. La pasión, magnificada por el Espíritu y purificada, siempre será mejor que la lujuria. La habilidad de magnificar, purificar y adaptar nuestras pasiones parece ser algo muy digno de la oración, quizás hasta del ayuno.
Seamos casadas o solteras, necesitamos que sean purificadas nuestras pasiones y afectos naturales y necesitamos la sabiduría para usarlos legítimamente. Y piensen en cuánto sanarían tantas personas que luchan contra los efectos de sus propios pecados morales y otras transgresiones. Piensen en lo que pueden sanar al buscar recibir esa bendición del Espíritu Santo.
Conforme busquemos aumentar la influencia del Espíritu Santo en nuestra vida debemos hacer todo lo posible por vencer las tentaciones que tan fácilmente nos acosan. De nuevo, el discurso del élder Holland está repleto de verdades que pueden captar nuestra atención y cambiar nuestra forma de pensar y nuestra conducta. He ofrecido a mis clientes la oportunidad de reflexionar sobre algunas de esas verdades.
Una mujer que continuamente sentía la tentación de una conducta ilícita, cuando sentía que flaqueaba, repasaba mentalmente una pregunta que le ayudaba:
"Si yo recordara que al obedecer estos impulsos ilícitos realmente estoy jugando con el alma de esa persona, con su cuerpo y su espíritu, los cuales son sagrados, ¿qué haría para resolver esta situación?"
A un hombre que batallaba con muchos problemas económicos y que trataba de eliminar de su corazón y de su mente las cadenas de la pornografía, le ayudaba la siguiente pregunta:
"Si yo creyera que al pecar moralmente, al trivializar mi cuerpo y el de otra persona y la expiación del Salvador, también ocasionaría mi ruina económica, ¿cómo manejaría estos impulsos ilícitos?"
¡La vida está repleta de sucesos inesperados! Pero si estamos preparados no temeremos ni se nos tomará por sorpresa y no sucumbiremos a la tentación. ¿Cómo responderían ustedes si alguien a quien admiran les pidiera que hicieran algo ilícito? Quizás debamos estar preparadas para decir:
"Siento mucho que usted no sepa que eso no está bien, que piense que me está pidiendo algo amoroso. No lo es. Arruinará nuestras almas y trivializará todo lo que el Salvador hizo por nosotros con Su Expiación".
¿Y si la persona que les pide que hagan algo corrupto es su amado esposo? El presidente Boyd K. Packer previó ese ataque a la pureza personal y aconsejó:
"Una pareja puede sentirse tentada a introducir cosas indignas en su relación. Tal como advierten las Escrituras, no cambien 'el uso natural por el que es contra naturaleza' (Romanos 1:26). Si lo hacen, el tentador meterá una cuña entre ustedes" (Elder Boyd K. Packer, The Fountain of Life, pág. 8, 1992).
Cualquier cosa que ofenda al Espíritu Santo o al espíritu de cualquiera de los cónyuges permitirá que el tentador meta una cuña entre ustedes.
"Me convenció de no obedecer mis sentimientos". Esas son las palabras inquietantes de una mujer cuyo esposo la convenció, la noche de bodas, de consumar su amor de una forma que ofendió su espíritu. Por años continuaron su aparente matrimonio porque era lo más que podían hacer. La mujer se sentía entumecida y el hombre rechazado.
Una palabra final acerca del discurso del élder Holland. Yo creo que nuestra reacción a la verdad refleja nuestro actual estado espiritual. Por tanto, el discurso del élder Holland nos puede servir para evaluar nuestro actual crecimiento y desarrollo espiritual. Esas verdades, al igual que las de las Escrituras, nos hablan en forma diferente en distintos momentos, incluso varía diariamente, según la luz que poseamos. La diferencia entre nuestra reacción a la ofrenda apostólica del élder Holland hoy y nuestra respuesta cuando la leamos después, quizás en junio, podría medir los cambios en nuestra pureza personal. Al aumentar la luz en nuestra vida, ilumina cada vez más estas tres grandes verdades: que la intimidad física es una experiencia del alma, que es un símbolo de total cometido y unión, y que es un sacramento. Entre más puros sean nuestro corazón, mente y manos, entenderemos con más claridad estas verdades.
El profeta José Smith habló de este proceso. Él dijo:
"Creemos que Dios ha creado al hombre con una mente capaz de recibir instrucción, y una facultad que puede ser ampliada en proporción al cuidado y diligencia que se da a la luz que del cielo se comunica al intelecto; y que cuanto más se acerca el hombre a la perfección, tanto más claros son sus pensamientos y tanto mayor su gozo, hasta que llega a vencer todas las malas cosas de su vida y pierde todo el deseo de pecar" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 54).
Hermanas, debemos, como mujeres, aumentar nuestra comprensión de estas tres grandes verdades sobre la intimidad física, y vivirlas. Son verdades salvavidas y eternas para cada una de nosotras y para nuestras familias.
Como mujeres de los últimos días, debemos esforzarnos diligentemente por aumentar la pureza en nuestra vida guardando los mandamientos del Señor con creciente impecabilidad. Como mujeres que hemos hecho convenios sagrados con el Señor, debemos acercarnos más a Él e invitar a otros a venir a Él. Como hijas espirituales de padres celestiales, debemos asegurarnos de que Satanás continuamente sea expulsado de nuestro corazón, mente, hogar y familia. Como mujeres de Cristo, debemos forjar relaciones íntimas con los demás en las que Él tome parte. Como hijas de Eva, debemos distinguir entre el bien y el mal y participar de la intimidad física solamente dentro de la sagrada ordenanza del matrimonio. Al hacerlo, podremos crear relaciones íntimas ¡fuera de este mundo!
Hermanas, cuando se ponga a prueba nuestra fe, cuando nos sintamos cansadas y desanimadas de hacer todo lo que se nos ha pedido, quizás nos ayude a nunca flaquear la visión sagrada del élder Melvin J. Ballard. Él escribió:
"Fui llevado al salón más espléndido... Sentado en una plataforma elevada se encontraba uno de los seres más hermosos y exaltados que jamás he contemplado. Se me informó que me lo presentarían, y me adelanté. Al hacerlo, él se levantó y descendió a recibirme, y nunca, en todas las épocas venideras, olvidaré su sonrisa cuando me tomó entre los brazos, me besó, me estrechó contra su pecho y me dio una bendición que me derritió hasta la médula de los huesos, y mientras yo le besaba los pies, vi las huellas de los clavos. El sentimiento que me embargó no lo puedo describir, excepto para decir que no me sentí digno de ese privilegio. Sentí, ¡qué poco he hecho para recibir privilegios tan distinguidos como éstos! Si llegara el día en que pudiera tener ese privilegio estaría dispuesto a dar todo lo que espero ser y pueda ser. Si tan sólo pudiera obtener lo que he sentido y conozco como el gozo y el privilegio de fieles Santos de los Últimos Días. No es un mito. Lo sé como sé que vivo, y merece darlo todo. En estos días en que se ponga a prueba su fe, no flaqueen, sean verídicos y fieles hacia la palabra del Señor. Les testifico que es verdad, y que toda promesa y bendición sellada sobre su cabeza se realizará. Cuando eso suceda, superará todo lo que hayan contemplado en esta vida." (Melvin J. Ballard, Conference Report, octubre de 1917, pág. 112.)
"Por consiguiente, amados hermanos míos, pedid al Padre con toda la energía de vuestros corazones, que seáis llenos de este amor que él ha otorgado a todos los que son discípulos verdaderos de su Hijo Jesucristo; para que lleguéis a ser hijos de Dios; para que cuando él aparezca, seamos semejantes a él, porque lo veremos tal como es; para que tengamos esta esperanza; para que seamos purificados así como él es puro" (Moroni 7:4)

socrates1810
Admin

Cantidad de envíos : 238
Fecha de inscripción : 24/02/2008

Ver perfil de usuario http://niagara.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: LA PUREZA PERSONAL Y LA INTIMIDAD

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.